Etiquetas

, , , ,

Genealogía del Nuevo Reyno de Granada. Iván Flórez de Ocariz.

Genealogía del Nuevo Reyno de Granada. Juán Flórez de Ocaríz.

Don Juan Flórez de Ocariz nació en Sanlúcar de Barrameda, el 5 de septiembre de 1612, hijo de Domingo García Flórez y de Micaela Ochoa Olariega y Ocáriz. Llegó huérfano, de 14 años a la ciudad de Santafé de Bogotá, con la familia de su tía materna. Fué Escribano de Cámara y Mayor de la Gobernación del Nuevo Reino de Granada. Los archivos de la Real Audiencia, custodiados por Ocariz, conservaban las probanzas de servicios de los conquistadores de la tierra, los libros del Real Acuerdo con sus providencias administrativas, las actas de posesión de los gobernantes y de los empleados civiles; los nombramientos y las relaciones de méritos; las capitulaciones para las conquistas y las gobernaciones de las provincias y territorios del Nuevo Reino; los asuntos eclesiásticos que en virtud del Patronato pasaban por el tamiz de la Real Chancillería; las visitas oficiales que se practicaban periódicamente a gobernadores y corregidores; tuvo acceso a archivos arquidiocesanos y a ejecutorias de nobleza de las familias importantes de la época; en fín una valiosísima información que supo utilizar para sus notas genealógicas.

Con la venia del Rey, se imprimió en Madrid el tomo I en 1674, y el tomo II en 1676.

Transcribo textualmente como Enrique Otero D´Costa describe esta obra:

Su primer volumen consta de 492 páginas en folio, de las cuales dedica las primeras 58 a una erudita disertación heráldica; apecha luégo con el famoso Preludio historial que lleva hasta el folio 274 y que, sin discusión alguna, es la parte más valiosa de toda la obra.

Arranca el tan celebrado estudio con los datos generales sobre las primeras y más notables exploraciones y conquistas de nuestro territorio hasta traer las mesnadas de los tres conquistadores a la sabana de Bogotá; luégo entra con la serie de los Catálogos, y aquí es en donde luce el diligente Escribano sus grandes dotes de investigador, de constructor de un edificio que, al golpe de largas y laboriosas rebuscas en los archivos del Nuevo Reino, logró levantar airosamente desde sus más profundos cimientos.

Allí las nóminas de los conquistadores que subieron a estas alturas bajo los gonfalones de los tres conocidos capitanes, y quienes, cual nuevos, pero enrevesados tres reyes magos, llegaron al portal de Bogotá a llevarse, que no a traer, el oro, el incienso y la mirra de los ingenuos zípas y de los zaques incautos. Nóminas éstas que, si defectuosas, son las mejores y más completas que se han compuesto y, en todo caso, superiores a las que trabajaron Rodríguez Freile y Simón. A estas nóminas suma el genealogista las de los mílites de Lebrón y de Lugo, en lo relacionado con aquellos soldados que se establecieron en este Nuevo Reino. Todas estas listas vienen esmaltadas con muchos datos biográficos, referentes a una gran cantidad de los capitanes y soldados en ellas citados.

Continúa el infatigable cronista con el catálogo de los Presidentes, Oidores y Fiscales de la Real Audiencia, acarreando muy puntuales datos sobre la vida y milagros de todos esos personajes. Monografía de inestimable valor, porque a su sombra quedan consignados en jugoso relieve los anales políticos y administrativos de nuestra patria durante los primeros ciento veinte años de su existencia como entidad civil, vale decir, desde el año de 1550, en el cual se estableció la Real Audiencia, hasta el año de 1672, en que el señor Liñán aceptó el Arzobispado de Charcas.

Prosigue el Preludio con la condensada pero preciosa relación histórico-geográfica de todas las ciudades y villas del Nuevo Reino en ese entonces existentes, estudio cuajado de valiosísimas noticias de primera mano sobre tan importante materia. Tras de este catálogo viene el de nuestros Arzobispos y Obispos, amén del de los Canónigos y de otras dignidades metropolitanas, capítulo de historia religiosa que compite en valor y en laboriosidad con el ya mencionado dé los gobernantes civiles.

Por último, y para no extendernos demasiado, enunciaremos apenas los temas de los subsiguientes catálogos, ya que sus títulos darán la idea necesaria para comprender cuánta es su importancia y cuánto su aquilatado valor:

Catálogo de los curas de las cuatro parroquias de Santafé, provinciales y priores de las órdenes religiosas del Nuevo Reino y de los conventos de Santafé, con la historia de la fundación de muchos de ellos; reseña histórica sobre los hospitales, casas de expósitos, colegio de indios y Colegios del Rosario, San Bartolomé y Santo Tomás; relación de las capellanías existentes en Santafé y narración histórica sobre las imágenes famosas de la Virgen existentes en todas las ciudades y villas del Nuevo Reino, más las reliquias de santos mártires que se veneraban en sus iglesias; vidas de sacerdotes y de conventuales ejemplares, de beatas famosas y de personas seglares virtuosas; catálogo circunstanciado de todos los Gobernadores de las distintas Provincias en que estaba dividido el Reino; id. de Corregidores; id. de Alcaldes, Procuradores, Generales y Mayordomos de Santafé; id. de Alcaldes de la Santa Hermandad; y, finalmente, catálogo de sujetos naturales del Nuevo Reino de Granada, notables por sus luces o por sus hechos, estudio inapreciable para nuestra historia literaria, civil o militar, con el cual da gallardísimo remate al extenso Preludio de su obra.

Terminado este trabajo, que constituye uno de los mejores monumentos levantados a la más remota historia de la Colombia colonial, entra el autor en pleno goce de su inigualada pasión por las genealogías, y entonces surge en la mente del lector la más ferviente admiración hacia este cerebro privilegiado, no hallando qué encarecer más en él: si la erudición, si la paciencia, si el método, si la minuciosidad, o bien la laboriosidad o aquella prodigiosa facultad de tejer y entretejer linajes sin enredar jamás el hilo de sus complicadísimos e intrincados hilvanes genealógicos!

En el primer tomo nos regala 271 folios que contienen los árboles relativos a Jiménez de Quesada, Galeano y Suárez Rendón, los ilustres fundadores de las tres primeras ciudades levantadas en estas tierras del altiplano. En el segundo, que cuenta 500 folios, desarrolla los árboles de cuarenta conquistadores notables, tejiendo con sin igual maestría así las líneas ascendentes, en las cuales remonta sus lucubraciones a los lejanos siglos de los anales españoles (y aun del mundo romano) como también las descendentes, enriquecidas con todas sus concomitancias colaterales, de donde resulta que cada árbol, además de la línea directa de varón que desarrolla firme y certera, presenta una jugosa ramazón proveniente de enlaces de sangre, a cuya sombra van surgiendo nombres y más nombres de otras ilustres familias que se fueron fundiendo con los descendientes de la troncal que gobierna el árbol, presentándose así, en cada uno de esos árboles, el más sustancioso mosaico genealógico y biográfico de conquistadores y de personajes que brillaron en el Nuevo Reino en aquellas edades…

Para complementar esta valiosa fuente de información, existe también un “Índice de los Árboles de las Genealogías del Nuevo Reino de Granada”  elaborado por el historiador Enrique Carrizosa Argáez:

Índices de los árboles de las genealogías del Nuevo Reino de Granada. Enrique Carrizosa Argáez.

Índices de los árboles de las genealogías del Nuevo Reino de Granada. Enrique Carrizosa Argáez.

Este libro contiene:

INDICES

  • Índice onomástico
  • Índice geográfico
  • ïndice de profesiones y oficios
  • Índice temático
  • Índice cronológico

APÉNDICES

  • Apunte biográfico
  • Documentos del Archivo Histórico Nacional, relacionados con la impresión de esta obra.
  • Homenaje a Flórez de Ocáríz
  • Testamento-autobiografía de don Juan Flórez de Ocáriz,

Se consigue la versión electrónica (transcripción) de las Genealogías de Ocáriz, primer tomo  y  segundo tomo, en la bilbioteca virtual de la Biblioteca Luis Ángel Arango. Y el libro original puede ser visualizado completamente en la página web de la Biblioteca Nacional de Colombia.

Como último dato, el libro manuscrito original de “Genealogías de don Joseph Flores de Acuña y sus hermanos” con ascendientes paternos (Flores, García, Ochoa, Olariaga, y Ocáriz) y maternos (Acuña, Angulo), así como los ancestros de las esposas de los Flórez de Acuña (Guzmán, Álvarez de Noriega, Cifuentes, Velandia, Suárez de Figueroa, Vanegas, y Marchán),  en el período comprendido entre 1573 y 1656, se encuentra en la Universidad de Indiana (Bloomington, Indiana, USA) Lilly Library. y al parecer existe una copia  microfilmada en la Academia Colombiana de Historia, de Bogotá.

Fuentes:

León Helguera, J. “Orígenes Penínsulares de Macondo: notas sobre la reimpresión de don Juan Flórez de Ocaríz, Libros primero y segundo de las Genealogías del Nuevo Reino de Granada. Vanderbilt University. Reseña publicada en internet por la página http://www.colombianistas.org en la Revista de Estudios Colombianos, No. 20. 1999. consultada en agosto 18 de 2015.

Enrique Otero D´Costa. Homenaje a Flórez de Ocaríz. Página web del Banco de la República, consultada en agosto 18 de 2015.  http://www.banrepcultural.org/blaavirtual/historia/gennrg/gennrg1a.htm

Anuncios